“Así encontré la cura para mi eyaculación precoz.”

Un testimonio que puede ser el principio de tu solución.

La desesperación invade en el momento en que te das cuenta que no cuentas ya con un control efectivo sobre el reflejo eyaculatorio. Ese instante se traduce en vergüenza y también en tristeza porque el primer pensamiento se basa en sentir que ya nunca más tendrás posibilidades de mantener una relación sexual que te satisfaga tanto a ti como a tu pareja.

Lo cierto es que no suelo quedarme con las primeras sensaciones cuando hay algo que me generó frustración y salí en búsqueda de una solución y de un entorno que me pudiera dar respuesta a lo que estaba viviendo.

No veía la forma de una cura que pudiera partir de la visita a un médico porque no podía enfrentar el instante de tener que comunicar el proceso por el que estaba pasando.

Pensé en una charla con amigos pero tampoco en ese tipo de vínculo me encontraba cómodo. Ya me imaginaba con comentarios y charlas por detrás sobre todo de quienes no saben por lo que uno verdaderamente está pasando.

Primero pensé en las causas
Cuando uno tiene alguna preocupación tan grande como la eyaculación precoz enseguida piensa qué pudo haber sucedido para llegar a ese momento tan indeseable. La primer situación había tenido lugar en una semana de tensión en el trabajo y atribuí el suceso a esa causa, pero luego, con la segunda presencia de la eyaculación precoz ya me desestabilicé por completo porque aunque seguía con un nivel alto de estrés no podía entender cómo no podía responder en la cama si nunca antes había tenido problemas en ese ámbito.

Me sirvió pensar en el entorno pero en el momento no me proporcionó una solución.

Busqué ayuda
Como no me atrevía a encontrar una solución entre amigos o con familiares intenté buscando en internet. Cuando encontré este sitio www.eyaculacionprecoz.net me sentí de pronto como en mi casa. Pude comprender poco a poco qué es lo que me estaba sucediendo pero, por sobre todas las cosas, encontré una guía perfecta para iniciar el proceso de mi cura.

El primer gran paso fue el Test de Grado y Diagnóstico. Es un proceso muy sencillo al que te sometes respondiendo a cuestionamientos y que da por resultado el tipo de eyaculación precoz que posees clasificada en un grado. Yo me encontré padeciendo una eyaculación precoz de grado 2 que según se define tiene que ver con la que se manifiesta tras un período de tensión emocional.

Ese test fue lo mejor que pude hacer porque con el diagnóstico ya tenía más claro el proceso de la búsqueda que me quedaba emprender.

El tratamiento
Encontré que hay dos tipos de tratamiento. El que te ofrece Control Recovery Center y el que propone Sexual Advance Center. Ambos son accesibles online y comparten algunos aspectos del sistema. Yo elegí el tratamiento de Control Recovery Center porque me ofrecía un rápido programa específico para mi grado de eyaculación precoz.

En 6 días ya me sentía con seguridad nuevamente y no por producto de la magia sino gracias al esfuerzo y el tratamiento con el que pude recuperar mi vida, mi sexualidad y hasta mi pareja a la que creía perdida.

Espero que mi testimonio te haya servido de ayuda. Si tienes alguna otra pregunta que quieras hacerme no dudes en consultarme. Yo también he comenzado así y encontré ayuda aquí que me cambió la vida. Lo fundamental para tu tranquilidad es que tus datos permanecerán en el anonimato por lo que no debes temer por vergüenza acerca de la integridad y protección de tus datos.

Todos tenemos la posibilidad de encontrar la cura para la eyaculación precoz. Solo tenemos que buscar el método y camino adecuados.

Esta información puede ser de importancia para otros.. Compártela!

    Leave a Reply